Get Adobe Flash player
Salud Alimentación Nutrición Fitoterapia Terapias Naturales Desarrollo Personal Espiritualidad 3ª edad Tu casa, tu planeta Otras secciones
Quiénes somos
Productos
Consejo de asesores
Colaboradores
Cursos y eventos
Directorio
Enlaces
Suscríbete
Publicidad
Contacto
   
EFECTO MESETA: ¿Porqué no adelgazo?<br><br>Secuelas. Maltrato Infantil<br><br>Cáncer. Sanación con Visualización Creativa.<br><br>Liberación de creencias. Dinero y esperitualidad.
Año 6 / Número 31
 
volver >
SENTIMIENTOS Y ALMA
Cerebro, alma y sentimiento

La verdadera ilusión y autoestima reside en el alma humana realizada

Tu eres un Alma, una conciencia, un espíritu con cuerpo, dentro de un cerebro!. O sea, tu cerebro es sólo un ordenador, más o menos activado ( más bien venido a menos, pues solo usamos el 12% en el mejor de los casos...¡qué raro, la naturaleza no desperdicia nada, ¿por qué tanto desperdicio de neuronas? ¿no será que hay un programa de despertar cerebral o es que estamos dormidos? ). Este es el origen de las grandes crisis que sufre la sociedad actual.

Tu cerebro tiene un funcionamiento simple de entender: tienes 3 capas que se han ido solapando una tras otra a medida que evolucionábamos de animal a humano:

El más primitivo es tu cerebro reptil que viene a ser dual, o sea, que sólo entiende de vivir o morir, de cazar o huir, de dolor y placer físico...o sea, lo más genético y ancestral. Dirige tu adrenalina y es el que te da fuerza física para la supervivencia.

Nuestro cerebro tiene un programa básico y se basa en SOBREVIVIR A TODA COSTA. Así vas a entender mucho de lo que te pasa.

Sobre este cerebro se ha desarrollado el cerebro emocional o límbico, el cual se desarrolló en los mamíferos, lo que nos da la necesidad del grupo, el contacto con los demás, la maternidad, etc...como las ovejas.

Por último, hemos desarrollado el cerebro lógico y reflexivo, en el neocortex, donde se encuentra la razón y nos permite tener cierta conciencia de nosotros mismos, aunque no demasiada, pues su lógica se basa en ir desgranando en trocitos la realidad e irle poniendo nombre para poder comprenderla, desde un punto de vista objetivo, o sea, separado de la realidad que observa, lo cual es fruto del temor que tiene esta parte del cerebro de las otras partes, la instintiva y la emocional. De este modo hemos creado una cultura de la razón que trata de eliminar la realidad de los otros dos cerebros que nos vinculaban a la naturaleza y a la salud natural, a la fuerza física y sexual, a la empatía natural de la especie y a la percepción instintiva de la vida.

Lo que no entienden los científicos que no han estudiado el Alma Humana (los Sentimientos Trascendentes – Amor, Verdad, Libertad -), ni su Espíritu (la Voluntad o Energía Interna) es que el Ser Humano es mucho más grande que un simple mecanismo biológico y han eliminado estos aspectos de la ecuación.

¡Tú eres un Alma, una conciencia, un espíritu con cuerpo, dentro de un cerebro!. O sea, tu cerebro es sólo un ordenador, más o menos activado (más bien venido a menos, pues solo usamos el 12% en el mejor de los casos...¡qué raro, la naturaleza no desperdicia nada, ¿por qué tanto desperdicio de neuronas? ¿no será que hay un programa de despertar cerebral o es que estamos dormidos?)

Este es el origen de las grandes crisis que sufre la sociedad actual.

Nos han podado nuestras posibilidades al decirnos que lo que no se ve no existe, de manera que hemos dejado de lado nuestro lado más verdaderamente humano, creando una sociedad y realidad basada en la visión materialista de la razón, eliminando instinto, emotividad y espíritu.

Debido a esto surgen estas enfermedades actuales: ANSIEDAD, DEPRESIÓN Y ESTRÉS.

El alma humana no tiene posibilidad de expresión en un mundo así, de modo que los sueños, las inspiraciones, las intuiciones, los deseos íntimos de Amor, Verdad y Libertad quedan constreñidos a unas reglas del juego materialistas donde las relaciones se basan en el interés material, donde no se puede expresar estos impulsos por pertenecer a lo impropio y lo denostado.

Así, cuando llegamos a la adolescencia, que es cuando surge con fuerza la IDENTIDAD ESPIRITUAL de la persona, te ves tan condicionado por la sociedad, que comienza el proceso de frustración interna, pues tienes que luchar contra tu instinto de Amor, Verdad, Justicia y Libertad, ya que tus padres te dicen que eso es IDEALISMO y que hay que ser REALISTA, o sea, que tienes que entrar en el circulo de los que no aman, los que mienten, los que aceptan las constantes vejaciones e injusticias y de los que renuncian a la libertad de sus impulsos para ser SUPERVIVIENTES.

Pero esto pasa una profunda factura y es: DEPRESIÓN, ESTRÉS Y ANSIEDAD.

La constante lucha interna entre tus impulsos más humanos de tu alma y las necesidades de tu cuerpo (alimento, guarida y sexo) y emociones (el sentimiento de grupo) se establece y va a continuar durante unos años de rebeldía y de búsqueda del ideal, en la pareja y en tus relaciones con el entorno.

Pero la lucha es brutal, ya que primero tus propios padres, para luego las empresas, las instituciones educativas y científicas y demás, van a negar, como ellos mismos se han negado, a promover tus impulsos para tildarte peyorativamente de soñador, falta de practicidad, etc, además de quitarte todo apoyo moral y económico.

Esto es muy duro de llevar, con lo que la mayoría acabamos por conformarnos con una pareja cualquiera, que aunque no sea el amor de nuestra vida al menos nos encontramos acompañados; aceptando trabajos donde nos maltratan y donde no desarrollamos nuestro talento ni vocación; aceptando actividades grupales y amistades pobres donde sólo realizamos actividades intoxicantes para no “escuchar el dolor de nuestra alma”.

Y es aquí donde viene la causa y origen de nuestros males actuales. Después de años de silenciar al alma y reprimir los impulsos del espíritu y del instinto, nuestra energía interna se viene abajo y experimentamos DESILUSION, para luego entrar en barrena y acabar cayendo en la DEPRESIÓN, que viene a ser una forma que tiene el cerebro de protegerse a si mismo, ante tanta agresión interna-externa, por una profunda desesperación existencial, por una continuada experiencia de vulnerabilidad ante el mundo, pues el alma se ha quedado profundamente empequeñecida. Cuando ya has llegado ahí todo pierde sentido, todo es oscuro y la motivación (originariamente del alma) ha desaparecido por completo.

Y aquí viene la buena noticia-“la DEPRESIÓN es el preludio del cambio". Es una oportunidad de “parar el mundo” para bajarte de él. Es una forma que tiene el cerebro de protegerse de la mentira del mundo para que te metas dentro de ti mismo como en un oscuro capullo y de entrar en un proceso de regeneración interna.

A través de la depresión no te queda más remedio que dejar de nutrir esta realidad inventada, fuera del alma humana, y atender a tu propia identidad que se encuentra sin energía, desvitalizada, desangrada.

¡Vuelves tu mirada hacia dentro! Después de años de dar toda tu atención a tu mera supervivencia material-emocional.

Así que, lo primero que te digo es ¡BIENVENIDO, POR FIN ESTAS DE VUELTA!

ES BUENO LO QUE ESTA SUCEDIÉNDOTE.

El que no sientas motivación para salir fuera, ES LÓGICO Y BUENO, aunque el mundo te diga lo contrario, porque el mundo quiere que sigas en esa feria donde se vende el alma por unas pocas perras.

Así que olvídate del mundo.

Ahora estás en un momento precioso para ti mismo. Es tu última oportunidad de recuperar tu esencia verdaderamente humana. En estos momentos tu mente ha roto la barrera de la supervivencia física y sólo te importa el sentirte protegido dentro de ti mismo.

En realidad estás sintiendo a tu alma desangrada, así que vamos a poner atención en ello.

Cuando hayas recuperado tu energía interna volveremos a salir al mundo, pero con otra actitud y con otras perspectivas.

LA VERDADERA ILUSION Y AUTOESTIMA RESIDE EN EL ALMA HUMANA REALIZADA. Lo otro es mentira y tu ya no vas detrás de esas zanahorias como un burro ciego.

Primera clave: lo que me está pasando es una forma que tiene mi cerebro de protegerme de actitudes que me estaban desangrando y apartando de mi verdadera naturaleza humana, por lo tanto voy a prestar atención a mi ser, a mi cuerpo, que sabe lo que está haciendo. Este sufrimiento tiene un sentido y un objetivo: regenerarme y llevarme hacia dentro, por eso no quiero salir de casa ni enfrentar lo de afuera.

Segunda clave: no soy un enfermo sino que mi cuerpo está reflejando un error continuado durante años. Agradezco la sabiduría de mi cuerpo al hacerme sentirme mal como mensaje último antes de autodestruirme de haber seguido por ese camino.

Tercera clave: dentro de mi existen los recursos suficientes para salir de esto, sólo tengo que poner atención y hacer un cambio de actitud. Cuando esto haya sido realizado, me voy a sentir mejor que antes de caer en este estado...

Cuarta clave: a partir de ahora voy a poner mas atención a las señales de mi cuerpo y cerebro, de manera que aumente mi comunicación conmigo mismo, lo cual permitirá encontrar la solución y evitara en el futuro el volver a caer en estos estados depresivos.

Autor:    Pablo Fernández del Campo
Año 4 / Número 16
Pág. 35
  DESTACAMOS:
·· La Aromaterapia
·· Saber decir que no
·· Enseñar a nuestro hijo a enfrentar sus miedos
·· Yoga y dolor
·· Homeopatía y desórdenes mentales
·· La influencia de los imanes sobre la salud


volver >
SABER ALTERNATIVO, C.B.   |   info@saberalternativo.es Aviso legal   |   Créditos
Quiénes somosProductosConsejo de asesoresColaboradoresCursosGuíaSuscríbetePublicidadContactoRecomendar a un amigo