Get Adobe Flash player
Salud Alimentación Nutrición Fitoterapia Terapias Naturales Desarrollo Personal Espiritualidad 3ª edad Tu casa, tu planeta Otras secciones
InicioProbióticosEnzymasOrtomolecularOligoelementosSales de ShullerAminoácidosÁcidos GrasosAntioxidantesSuplementos especiales
Quiénes somos
Productos
Consejo de asesores
Colaboradores
Cursos y eventos
Directorio
Enlaces
Suscríbete
Publicidad
Contacto
   
EFECTO MESETA: ¿Porqué no adelgazo?<br><br>Secuelas. Maltrato Infantil<br><br>Cáncer. Sanación con Visualización Creativa.<br><br>Liberación de creencias. Dinero y esperitualidad.
Año 6 / Número 31
 
Enzymas volver >
ENZIMAS
Las enzimas digestivas y pancreáticas

Funcions y tipos

Las enzimas son unas moléculas esenciales para la buena salud producidas por el cuerpo. A cada instante millones de ellas trabajan en el organismo para que podamos respirar, saltar o comer. Un grupo muy importante de enzimas son las digestivas ya que favorecen la digestión y absorción de los nutrientes a partir de los alimentos que ingerimos. El páncreas también participa en la digestión y absorción de los alimentos mediante la secreción de enzimas al intestino conocidas como las enzimas pancreáticas.
En todas las células y tejidos de nuestro cuerpo se encuentran las enzimas. Son proteínas que actúan como catalizadores muy específicos de las reacciones químicas que tienen lugar en los seres vivos. Un catalizador es una sustancia que acelera la velocidad a la que se produce una reacción. De esta manera, las enzimas se encargan de que se produzcan reacciones que en su ausencia lo harían a una velocidad despreciable.

Tienen la particularidad de la especificidad: cada una de las enzimas sólo cataliza una reacción, por lo que existen tantas enzimas como reacciones, y no se consumen en el proceso, de forma que actúan una y otra vez. Hasta el momento se conocen más de cuatro mil clases de enzimas. Generalmente, las enzimas se nombran añadiendo la terminación "asa" a la raíz del nombre de la sustancia sobre la que actúan, los substratos, por lo que los nombres de las enzimas revelan la especificidad de su función. Su importancia es tal que puede considerarse la vida como un "orden sistemático de enzimas funcionales" ya que en las células se encargan de las diversas funciones de síntesis, degradación, oxidación, etc. características de la actividad vital de los distintos organismos.
Cuando este orden y su sistema funcional son alterados, y en consecuencia, las deficiencias en la función enzimática, causan patologías.

Funciones y clases de enzimas   

Las enzimas ayudan a que muchas funciones de nuestro organismo se hagan más rápidas y de un modo más eficaz. Al ejercer su actividad catalítica sobre las reacciones de las células participan en una gran variedad de procesos. Algunas de las funciones más destacables de las enzimas son, por ejemplo, el efecto antiflamatorio de las enzimas proteolíticas, las que reducen el daño ocasionado por toxinas generando un efecto depurativo o la armonización del sistema inmunológico donde las enzimas ayudan a los glóbulos blancos a luchar contra virus y bacterias.
Otras funciones de las enzimas son eliminar el dióxido de carbono de los pulmones, mejorar nuestra capacidad mental, regular nuestro peso corporal, favorecer la fertilidad, etc.

Enzimas digestivas   

Un grupo muy importante de enzimas son las digestivas ya que favorecen la digestión y absorción de los nutrientes a partir de los alimentos que ingerimos. Principalmente, nuestros alimentos están compuestos por moléculas muy grandes (las macromoléculas) como los polisacáridos, los lípidos complejos, las proteínas y los ácidos nucleicos, que no pueden absorberse en el tubo digestivo.

Las enzimas digestivas se encargan de fraccionar estas moléculas en otras más pequeñas que puedan absorberse generando los monosacáridos, ácidos grasos, aminoácidos y nucleótidos, y permitiendo la digestión y asimilación de los nutrientes. Por tanto, cada una de las transformaciones que experimentan los alimentos en el sistema digestivo está asociada a un tipo específico de enzima digestiva. Cada una actúa sobre un sólo tipo de alimento, como una llave encaja en una cerradura y en unas condiciones muy concretas de acidez. Funcionan de manera óptima a una temperatura y un PH específicos.

Estas enzimas se localizan en el interior de las células que se encuentran en todos los órganos que intervienen en una digestión como son el estómago, el intestino delgado o la boca entre otros. Incluyen las enzimas pancreáticas, las enzimas de origen vegetal y las enzimas derivadas de hongos. El páncreas desempeña una función fundamental en este proceso, ya que es el órgano en el que se forman una gran parte de las enzimas digestivas. Esta parte del páncreas recibe el nombre de páncreas exocrino.

Función esencial del páncreas      

El páncreas, órgano situado en la parte posterior del abdomen detrás del estómago, participa en la digestión y absorción de los alimentos mediante la secreción de enzimas al intestino (enzimas pancreáticas), y en el control de los niveles de glucosa (lo que se conoce habitualmente como “azúcar”) en la sangre mediante la producción de insulina.Las enzimas digestivas producidas por el páncreas son esenciales en el proceso de digestión de los alimentos. Se encargan de descomponer los alimentos en partículas muy pequeñas para que puedan ser absorbidas por el organismo.

En el páncreas podemos encontrar las siguientes enzimas:
- La amilasa pancreática se encarga de romper los grandes polisacáridos del alimento, como son el glucógeno de los animales y el almidón de los vegetales, en moléculas más simples, que tras procesarse aún más por enzimas de la pared intestinal dan lugar a los monosacáridos (el más importante es la glucosa) que se absorben en el intestino y pasan a la sangre para ser utilizados por todas las células de nuestro cuerpo. Un tipo común es la enzima sacarasa que actúa sobre el azúcar.Por otra parte, nuestro tubo digestivo no dispone de enzimas capaces de degradar el almidón (la fibra), por lo que no puede fraccionarse en moléculas más sencillas que puedan absorberse y se elimina por las heces. No obstante, la fibra desempeña una función muy importante al estimular la movilidad intestinal.

- La lipasa pancreática fracciona las grasas (triglicéridos) a componentes más simples (ácidos grasos) que pueden absorberse en el intestino. El páncreas también segrega fosfolipasas que rompen los fosfolípidos y colesterol esterasa que degrada el colesterol esterificado a colesterol y ácidos grasos. Todos estos compuestos lipídicos e insolubles en agua, se emulsionan por las sales biliares para que puedan procesarse.

- Para la degradación de las proteínas, el páncreas segrega al intestino enzimas proteolíticas en forma inactiva (conocidos como zimógenos) que se activan en el propio intestino a las correspondientes enzimas.
Las principales enzimas proteolíticas segregadas por el páncreas son tripsina, quimotripsina y carboxipeptidasa. Degradan las proteínas a sus aminoácidos constituyentes que posteriormente se absorben en el intestino y pasan a la sangre para ser repartidos por el cuerpo y utilizados.

- El último grupo de grandes moléculas biológicas son los ácidos nucleicos (ADN y ARN), abundantes en las carnes, que son degradados a los nucleótidos por las enzimas desoxirribonucleasa y ribonucleasa pancreáticas.   

¿Dónde se hallan las enzimas y cuales son sus acciones?


ORGANO

ENZYMAS

RESPONSABILIDADES


Glándulas Salivares

Amilasa salivarDescomposición de Carbohidratos

Estómago

AmilasaDescomposición de los carbohidratos
Sistema Gástrico
Lipasa
Pepsina
Renina

Descomposición de las grasas/Triglicéridos
Descomposición de las proteínas
Lácteos
Intestino Delgado
Aminopeptidasa
Dipeptidasa
Lactasa
Fosfatasa
Maltasa
Sucrasa


Polipéptidos
Dipéptidos
Lactosa
Fosfatos
Maltosa
Sacarosa




Enzimaterapia

    El proceso normal de digestión de los alimentos, mediante la acción de las enzimas, da como resultado los nutrientes elementales (aminoácidos, glucosa, ácidos grasos, etc.) que asimilamos en el intestino y son aprovechados por el organismo. Todos estos procesos en los que las enzimas desempeñan una función importantísima: obtener pequeñas moléculas a partir de las grandes moléculas del alimento que puedan absorberse fácilmente en el intestino para ser utilizadas por todas las células de nuestro cuerpo. 

Sin embargo, cuando hay una secreción inadecuada de las enzimas pancreáticas, la digestión tiene lugar de forma incompleta. Cuando las enzimas no pueden actuar o su cantidad es insuficiente, se producen procesos de fermentación y putrefacción en los alimentos a medio digerir, por lo que en lugar de obtener e nutrientes elementales, como en el caso de la digestión propiciada por las enzimas, se producen una gran variedad de productos tóxicos (indól, escatól, fenól, etc.). Estas sustancias también pasan a la sangre, sobrecargando los sistemas de eliminación de tóxicos del organismo.

Además, el ácido clorhídrico del estómago digiere los alimentos más duros como carnes o vegetales muy fibrosos, el calcio, hierro, etc. Su falta produce entre otras enfermedades, la anemia perniciosa.

Los síntomas más habituales o típicos de una falta o déficit de enzimas digestivas son malas digestiones, gases, eructos, hinchazón abdominal, acidez o ardor de estómago, alergias e intolerancias alimentarias, etc. Por ello, las enzimas digestivas son muy útiles en casos de hinchazón abdominal, gases y digestiones en general, muy pesadas.
El déficit de enzimas puede ser más habitual en personas que sufren de enfermedades crónicas y que toman muchos medicamentos. Los problemas digestivos crónicos como gastritis, colon irritable, hernia de hiato o la enfermedad de Crohn también pueden ser otra causa que provoca un déficit de enzimas, así como llevar una dieta desequilibrada.
En los casos de insuficiencia pancreática, como las pancreatitis crónicas, los principales problemas los proporcionan las grasas.

La disminución o la ausencia de amilasa y de tripsina o quimotripsina pueden compensarse, en parte, por otras enzimas del tubo digestivo como la pepsina del estómago y las enzimas de la pared intestinal. Sin embargo, la lipasa pancreática no tiene sustitutos. La grasa no puede hidrolizarse y se elimina por las heces (esteatorrea), junto con las vitaminas liposolubles. También se absorben pocos aminoácidos y hay un descenso de las proteínas corporales y adelgazamiento.

Existen preparados con enzimas pancreáticas recubiertos para que no se destruyan en el estómago las enzimas, lo cual las permite llegar al intestino para actuar aquí. Aunque no se resuelve totalmente el problema se mejora mucho la función intestinal.

Por otro lado, si complementamos las enzimas digestivas a la dieta, nuestro páncreas no tiene que pasar con la tensión y más enzimas estarán disponibles para los procesos metabólicos. Los alimentos crudos son una fuente importantísima de enzimas así que este otro motivo para que no falte nunca en nuestra mesa una buena ensalada y fruta. Los germinados o brotes junto a las algas marinas son también fuentes importantísimas de enzimas. Dentro de las frutas destacan la papaya y la piña junto a los fermentados como el yogur.
En casos necesarios existen en farmacias y herbolarios cápsulas o comprimidos de enzimas. La dosis y tipo de enzimas dependerá de cada caso por lo que se aconseja consultar al médico o especialista en cuestión.

La enzimoterapia junto al consumo de alimentos crudo puede entre otras cosas aumentar la energía, desintoxicar tejidos, enlentecer el envejecimiento, promover la pérdida de peso, inhibir la inflamación, rejuvenecer la circulación y aumentar la absorción de vitaminas y minerales. También se ha utilizado para estimular la inmunidad con combinaciones enzimáticas para contrarrestar la mal absorción de nutrientes que acompaña normalmente al SIDA, así como en alegrías, con complejos enzimáticos que calmar respuestas inmunológicas que resultan en hinchazón, rojez, etc, junto a efectos antivíricos, artritis y otras enfermedades inflamatorias de las articulaciones, cataratas y el cáncer puesto que una deficiencia de enzimas también puede incrementar el riesgo de desarrollar cáncer.


Ingredientes que se aparecen en los suplementos digestivos naturales

- PEPSINA. Enzima natural que descompone proteínas y su función depende de la disponibilidad de HCI

- BROMELINA. Extraída de la piña, tiene proteasa azufrada que ayuda a degradar proteínas

- PAPAÍNA. Extraída de la papaya, rompe los péptidos proteicos para digerir alimentos proteicos con más potencia

- PANCREATINA. Conjuntos de enzimas de origen animal con propiedades proteolíticas, lipolíticas y glicolíticas secretadas por el páncreas al intestino delgado

- LIPASA. Extraída de una fuente fúngica (Aspergillus oryzae), descompone las grasas en ácidos grasos y glicerol

- BILIS DE BUEY. Mejora la digestión de las grasas y combate el estreñimiento por la estimulación del flujo de bilis y mejora el funcionamiento de la vesícula biliar

- AMILASA. Extraída del Aspergillus oryzae, actúa degradando el almidón, el glucógenos y polisacáridos específicos

- PROTEASA. Enzima digestiva secretada por el páncreas, metabolizan carbohidratos, almidón y proteínas

- CELULASA. Extraída del Aspergillus, descompone la celulosa y glucanos que se encuentran en los alimentos con fibra

- QUIMIOTRIPSINA. Enzima de origen animal que descompone componentes proteicos

- LACTASA. Extraída de levaduras y hongos, descompone la lactosa de los productos lácteos

- TRIPSINA. Enzima de origen animal que puede romper péptidos y otros compuestos de aminoácidos hallados en alimentos proteicos

- HCL.  HCL en forma de Betaína clorihidrato con frecuencia se añade al ácido clorhídrico para mejorar la digestión y aumentar la acción de compuestos enzimáticos en el estómago


Año 4 / Número 19
Pág. 7
  DESTACAMOS:
·· Un bronceado sin problemas
·· Control del cuerpo y mente: el método Pilates
·· El Feng Shui para la nueva era
·· Vivir es respirar, respirar es vivir
·· Las sales de Schüssller: el secreto está en las cenizas


volver >
SABER ALTERNATIVO, C.B.   |   info@saberalternativo.es Aviso legal   |   Créditos
Quiénes somosProductosConsejo de asesoresColaboradoresCursosGuíaSuscríbetePublicidadContactoRecomendar a un amigo