Get Adobe Flash player
Salud Alimentación Nutrición Fitoterapia Terapias Naturales Desarrollo Personal Espiritualidad 3ª edad Tu casa, tu planeta Otras secciones
Quiénes somos
Productos
Consejo de asesores
Colaboradores
Cursos y eventos
Directorio
Enlaces
Suscríbete
Publicidad
Contacto
   
EFECTO MESETA: ¿Porqué no adelgazo?<br><br>Secuelas. Maltrato Infantil<br><br>Cáncer. Sanación con Visualización Creativa.<br><br>Liberación de creencias. Dinero y esperitualidad.
Año 6 / Número 31
 
volver >
BIORRESONANCIA
Medicina energética, biorresonancia y sanación



Quantum es la más pequeña cantidad física de energía que puede existir independientemente, específicamente es una cantidad discreta de radiación electromagnética. Esta cantidad de energía es considerada una unidad.

Biofeedback es una tecnología terapéutica no invasiva que escanea y armoniza energéticamente los desequilibrios y estrés físicos, y retorna el cuerpo a un estado de salud, a través de reducir los estresores que causan la enfermedad.
 Hay numerosas fuerzas eléctricas que trabajan dentro del cuerpo humano, fundamentalmente procesos de regulación en los que están envueltos muchos tipos diferentes de energía eléctrica. Varios instrumentos acceden a los fenómenos eléctricos del cuerpo. Algunos ejemplos de actividad eléctrica en el cuerpo son:
 
1)Células nerviosas cerebrales, que cuando son estimuladas generan energía eléctrica que activa los nervios, 
2) la actividad nerviosa genera que los músculos se acorten y muevan el cuerpo, estimulen el corazón, los pulmones, los vasos sanguíneos, los intestinos, y las glándulas. cuando un músculo se acorta, se genera una corriente eléctrica que puede ser medida y
3) el corazón genera su propio electromagnetismo.
 
Existen muchos ejemplos de mediciones eléctricas de cuerpo, el electrocardiograma, el electroencefalograma, la medición de la respuesta galvánica de la piel, la electroacupuntura, la imagen por resonancia magnética, etc.
 
En los últimos tiempos los científicos de diversas disciplinas como la biología molecular, la física cuántica o la fisiología médica han trabajado diligentemente para proveer sólidas pruebas de que el cuerpo humano está controlado y regulado por un campo de energía cuántica.

Toda la materia que existe en el espacio está compuesta de átomos, en cada átomo hay electrones que giran alrededor del núcleo. Cada célula en el cuerpo humano opera en cierta frecuencia. La red de células trabaja en conjunto para mantener el cuerpo en harmonía creando patrones de frecuencia eléctrica en las diferentes áreas del cuerpo.
Así como tu tienes una huella dactilar única, la frecuencia eléctrica de tus células es también única debido a tu ADN.
El estrés produce un patrón errático de vibración que te conduce a la disharmonía, seguida de  pequeñas lesiones y luego enfermedades.

El sonido y el color tienen frecuencias y nos hacen experimentar cambios en nuestras emociones, nuestros pensamientos y nuestro cuerpo físico a medida que las distintas ondas de frecuencia nos influyen.
 Los virus, las bacterias, los hongos y los parásitos, todos tienen frecuencias resonantes. Nosotros interactuamos activamente con frecuencias todo el tiempo.

El cuerpo humano está controlado por un campo de energía cuántica, tanto la medicina china como el ayurveda conocían los meridianos y el chi o prana que circula a través de ellos.

Cada pensamiento y acción esta acompañado por una actividad eléctrica en el sistema nervioso y por comunicación biofotónica entre las células dentro de nuestro cuerpo hay muchas reacciones químicas y estímulos eléctricos.
Cada célula en el cuerpo tiene una membrana con una carga eléctrica.

En nuestro cuerpo energético tenemos voltios, amperios, energía estática y magnética que puede ser medida.
En el nivel del átomo, nosotros sabemos que los electrones giran alrededor del núcleo en ciertas órbitas definidas energéticamente.

Para poder mover un electrón desde una órbita más baja a una más alta, se requiere un quantum de energía con una frecuencia vibratoria especial.

Un electrón solo aceptará energía de una frecuencia apropiada para moverse de un nivel energético a otro.
Todo pensamiento humano y acción está acompañada de actividad eléctrica en el sistema nervioso. nuestra red de células trabaja en conjunto para mantener nuestro cuerpo en harmonía. Cada célula de nuestro cuerpo opera a una cierta frecuencia.

 La frecuencia resonante es la frecuencia atómica requerida que podrá estimular a una molécula determinada que tiene unas cualidades vibratorias específicas. Esto es igual que un cantante que rompe un vaso de cristal solo cuando su voz vibra en una frecuencia resonante especifica al cristal.

 Las investigaciones del Instituto  Internacional de Biofísica  muestran que es el campo cuántico energético del cuerpo (QEF), no los gérmenes y las bacterias lo que determina  cuando nuestro cuerpo está enfermo o sano. Así es que es claro que la mejor manera de trabajar sobre el estrés y el proceso de envejecimiento es corrigiendo los fallos en el QEF.

 El cuerpo es un ente estático electromagnético con patrones de frecuencia que tienen resonancia, reactancia  y capacidad de autocorrección. Es por esto que podemos usar técnicas energéticas para el tratamiento y diagnóstico de la enfermedad.

 El cuerpo humano no está limitado a los límites visibles del cuerpo. Esto incluye a los más elevados, delicados y sutiles niveles más allá de la realidad física.

 Nosotros nos nutrimos, protegemos y energetizamos a través de la comida que comemos, el movimiento, el ejercicio, a través de la energía espiritual y de las capas de nuestro invisible cuerpo energético sutil (el campo aurico).
 El campo energético humano es nuestra primera línea de defensa antes que los sentidos, el sistema inmune, o del cuerpo bioquímico.

 Necesitamos integrar físicas, mentales, emocionales y espirituales, con la intención de restaurar el equilibrio, la completud, la unidad en las realidades físicas y metafísicas de nuestro ser.

 El juego que se produce entre el cuerpo físico y los cuerpo sutiles está controlado por una fuerza central llamada fuerza vital. Ésta acompasa los diferentes meridianos de acupuntura en el cuerpo físico y conecta el sistema de chakras en el interior.

 Un chakra es una rueda de energía que puede ser  imaginada como un vórtice. Un vórtice es un embudo de energía circulante abriendose a dimensiones mayores. Una vez que estos vórtices de energía vital se estabilizan  no hay espacio para la enfermedad y el que está enfermo recobra la salud.

 Este es el proceso de la medicina energética, la salud se restaura a través de estabilizar los vórtices energéticos y de eliminar los bloqueos en la circulación de la energía vital.

 Hay cientos de pequeños chakras alrededor del cuerpo y cada uno tiene funciones específicas. Cada uno de los siete chakras mayores está localizado en un plexo nervioso mayor, a lo largo del cerebro y de la columna vertebral, en el sistema nervioso central.  Hay glándulas endocrinas asociadas con cada chakra que funcionan energetizando y vitalizando el cuerpo físico.

 La única ciencia verdadera que cura el conflicto entre los cuerpos sutiles y el físico es un campo de vibración que deshace los patrones energéticos bloqueados.

 El SCIO a través del proceso de biorresonancia y biofeedback puede medir y detectar cuales son los patrones erróneos de vibración y y deshacer los bloqueos que impiden al cuerpo fluir en frecuencias resonantes de salud y harmonía
 
 
 
¿COMO FUNCIONA EL PROCESO DE CAMBIAR EL CAMPO ELECTROMAGNETICO HUMANO?
 
            El cuerpo físico tiene dos sistemas eléctricos primarios, una corriente eléctrica alternante del sistema nervioso, el cerebro las hormonas y los nervios y un sistema electromagnético que emana de los átomos y las células.
 
            La energía entra en los chakras y va hacia los canales energéticos, los cuales llevan la energía al interior del sistema nervioso y físico.
 
            El sistema nervioso transmite la energía al sistema endocrino que usa las hormonas presentes para enviar esta energía al torrente circulatorio. El torrente circulatorio pasa la energía al interior de cada una de las células en el cuerpo físico.
 
            Este es el proceso que ha desconcertado a la ciencia médica durante años. El secreto está enterrado en el entendimiento del hipotálamo y la glándula pineal
 
            El hipotálamo controla la onda sinoidal que está funcionando en el cuerpo y es el conmutador o centralita al cerebro. Es en el interior de esta glándula donde la energía se transforma.
 
            El siguiente órgano que es activado en el proceso es la glándula pineal. Así como los cambios en el campo electromagnético toman lugar interpreta como fluye la sangre a través del cuerpo. La sangre es eléctrica en su naturaleza (como el agua) y hace los cambios necesarios dentro del cuerpo físico. Este es el proceso natural de la medicina energética
 

            La medicina energética consiste en el cambio de las frecuencias de las ondas electromagnéticas del campo áurico.

            Durante la terapia las energías electromagnéticas externas penetran el cuerpo a través de los puntos de acupuntura y fluyen a través de los meridianos al interior del campo completo, fluyendo también a través de los tejidos conectivos.
 
            Las moléculas vibran y crean señales electromagnéticas. Millones  de moléculas biológicas pueden comunicarse a la velocidad de la luz.
 
            El identificar las frecuencias electromagnéticas específicas de diferentes moléculas permite a esta moderna ciencia el diagnóstico y la cura usando el sonido y la luz para producir las necesarias frecuencias electromagnéticas específicas.
 
            La física cuántica  ha proveído a la ciencia el entendimiento del electromagnetismo el cual está en el corazón de la medicina energética. También ha descubierto que el sistema humano en su nivel más básico opera de acuerdo a las leyes de la energética y la física cuántica.
 
            El fundamento básico de la curación energética vino de los inventores Volta, Ampare y Ohm quien inicialmente estudiaron las bases de la biología. Las bases de la medicina bioeléctrica descansan en el amperaje, voltaje y resistencia. Las únicas cosas que pueden ser realmente medidas en electricidad son el amperaje y el voltaje. Todo lo demás  es una variación matemática del amperaje y el voltaje.
 
            En nuestro cuerpo la primera señal que nos indica que no todo anda bien es vibracional o electromagnética. Las frecuencias dañadas son almacenadas en las células y pueden aumentar y almacenarse durante años sin que lo notemos. Los cambios bioquímicos comienzan a aparecer más tarde y las bacterias, los virus y otros patógenos toman lugar. Nuestro estilo de vida puede también crear daños en los patrones de frecuencia y pueden ser detectados mucho antes de que el síntoma físico aparezca.
 
            Para entender completamente el proceso de traer de vuelta al cuerpo a la salud uno tiene  que entender los cuerpos sutiles o eléctricos tan bien como el cuerpo físico. Cualquier disturbio o enfermedad primero se manifiesta en el cuerpo sutil  como una interferencia eléctrica que aparece como una firma eléctrica contraria.
 
            El estrés puede venir de muchas fuentes: trauma, toxicidad, patógenos, hábitos, alergias, emociones, radiación, deficiencias, si el estrés continua la enfermedad avanza.
 
            La única ciencia verdadera que cura el conflicto entre los cuerpos sutiles y el cuerpo físico es un campo vibratorio que elimina los patrones de energía bloqueada.
 
            El estrés es igual a la enfermedad. Cuando la frecuencia en nuestras células es alta experimentamos buena salud. Cuando la frecuencia en las células es baja somos más susceptibles a la enfermedad. La enfermedad se encuentra en lo que no vibra, en lo no cargado, en lo no energetizado.
 

            Cuanto más exponemos el cuerpo a toxinas físicas, emocionales o mentales las frecuencias de nuestras células bajan. La exposición a toxinas puede venir de muchas fuentes.  Las toxinas  y el estrés se manifiestan en forma de interferencia eléctrica en los campos sutiles que aparece como una firma eléctrica contraria. Todas las enfermedades son energías fuera de lugar en la frecuencia errónea.

           

¿PORQUÉ NUESTROS SISTEMAS ALTERAN SU RESONANCIA?
 
Vivimos en un mundo eléctrico que se mueve a gran velocidad. Microondas, teléfonos móviles, televisores, ordenadores. Todo esto sacude y desenfoca nuestro altamente calibrado y complejo sistema eléctrico interno.
 

            La medicina energética aumenta la vibración o frecuencia de nuestras células, lo cual trae de vuelta el nivel vibracional del cuerpo a su estado natural.

            El campo electromagnético emitido por el SCIO interactúa directamente con nuestras células para incrementar su frecuencia.

             El SCIO  es un revolucionario concepto para tomar la medida exacta de los sutiles campos energéticos humanos y  un tratamiento efectivo para los bloqueos de dentro de este campo energético

 

Autor:    Leticia Cerqueiro Alvariña| Centro de Psicología ANANTA
Año 5 / Número 24
Pág. 16
  DESTACAMOS:
" La liberación del ego
" Bruxismo
" Medicina de Venus
" Chamanismo esencial
" Geobiología y Bioconstrucción


volver >
SABER ALTERNATIVO, C.B.   |   info@saberalternativo.es Aviso legal   |   Créditos
Quiénes somosProductosConsejo de asesoresColaboradoresCursosGuíaSuscríbetePublicidadContactoRecomendar a un amigo