Get Adobe Flash player
Salud Alimentación Nutrición Fitoterapia Terapias Naturales Desarrollo Personal Espiritualidad 3ª edad Tu casa, tu planeta Otras secciones
Quiénes somos
Productos
Consejo de asesores
Colaboradores
Cursos y eventos
Directorio
Enlaces
Suscríbete
Publicidad
Contacto
   
EFECTO MESETA: ¿Porqué no adelgazo?<br><br>Secuelas. Maltrato Infantil<br><br>Cáncer. Sanación con Visualización Creativa.<br><br>Liberación de creencias. Dinero y esperitualidad.
Año 6 / Número 31
 
volver >
BRUXISMO
Porqué usted rechina los dientes



Muchos pacientes vienen a consultar a la clínica por el síntoma del bruxismo.
Muchos padres se preguntan porque su niño rechina los dientes.
Generalmente el Bruxismo se describe como una actividad anormal (parafunción) que se produce de forma inconsciente y que suele darse de noche.

Al nivel dentario:

El desgaste dental, acentuado en el bruxismo, puede producir la pérdida de esmalte y la exposición de dentina al medio exterior. Esta dentina es en ocasiones extremadamente sensible y los estímulos mecánicos como el cepillado dental o térmicos (frio o caliente) desencadenan en estas situaciones la respuesta de dolor.

Debido al hábito de rechinar los dientes, se produce un desgaste dental y en casos extremos unas fracturas dentales. El paciente se suele quejar habitualmente de dolor en la articulación temporomandibular y a veces en los músculos, que puede irradiarse hacia la cara y el cuello.
Este desgaste puede provocar una inflamación de la pulpa que si no está tratada puede progresar a una necrosis y generar una infección. Esta infección se instala de forma crónica y  puede transformarse en quiste.

Al nivel Neuromuscular:

El paciente puede presentar dolores en la cara y el cuello, con fatiga muscular. El musculo masetero puede presentar una hipertrofia.

Al nivel articular:

Aparecen dolores articulares y a veces ruidos articulares.

Como siempre en odontología holística, el objetivo principal es  buscar la o las causas de estos síntomas para adaptar un tratamiento eficiente.

 
 
 
Es la KINESIOLOGIA MÉDICA ODONTOLOGICA  la que nos permite encontrar estas causas:
 

Estructurales: en este caso, se trata de un paciente que presenta un problema oclusal debido a una mala posición mandibular durante la deglución. Esta mala posición mandibular (torsión, rotación o latero-desviación) perturba la dinámica muscular y puede provocar una reacción neurológica que estimula los músculos masticadores. Esta estimulación muscular se traduce en  unas contracciones reflejas para intentar volver a posicionar la mandíbula. El sistema nervioso central manda información a los músculos de forzar la oclusión para desgastar los dientes que impiden poner la mandíbula en una posición de equilibrio. Al desgastarse los dientes el paciente pierde su dimensión vertical  generando un síndrome de disfunción postural (dolores cervicales, lumbares, de las caderas, de las piernas, etc.).También puede ocurrir que se inflame el tejido periodontal  creando una patología, en este caso los dientes se mueven por el desgaste del hueso que suporta las raíces. El tratamiento consiste, en el reposicionamiento mandibular a través de una férula que se llama ORTÓTICO. Este ORTÓTICO tiene como objetivo  suprimir las tensiones musculares y  restablecer la postura equilibrada del paciente. Mientras que se corrige el tratamiento postural mandibular se efectúan los tratamientos necesarios. Una vez estabilizada la posición mandibular, proponemos un tratamiento protético que estabilizara la mandíbula en una posición equilibrada.

 

Bioquímico: en este caso el paciente puede  presentar una intoxicación por Metales Pesados  que contienen 50% de mercurio (ver las amalgamas). Este mercurio intoxica los órganos y sistemas especialmente el  nervioso,  en ocasiones se crea una corriente galvánica alterando la conducción eléctrica. Esto  puede provocar una sobreexcitación, en particular del trigémino, así como una hiperactividad de los músculos masticadores ocasionando el BRUXISMO.

El tratamiento consiste en la retirada de las amalgamas.

 

Visceral: la causa visceral es muy frecuente. Se trata de la presencia en el intestino de parásitos de tipo oxiuros. La parasitosis afecta tanto a niños como adultos que rechinan los dientes durante la noche y a veces durante el día. Esta parasitosis afecta el sistema visceral y el sistema nervioso provocando una modificación del comportamiento (ansiedad, hiperexcitabilidad, nerviosismo, etc.). El tratamiento aconsejado es la desparasitación.

 

Emocional: es una causa frecuente por el estrés cotidiano en el que vivimos. Las emociones más frecuentes en el BRUXISMO son: la rabia, la cólera no expresada, el sentimiento de frustración, y los miedos. El paciente libera estas tensiones durante la noche. El tratamiento homeopático y la prescripción de unas flores de Bach ayuda el paciente a liberar estas mociones. A veces es necesario un tratamiento psicológico para permitir al paciente reencontrar su equilibrio y esencia de vida.

 

Mixto: la Kinesiología Médica nos permite encontrar  las distintas causas del BRUXISMO. La asociación del problema emocional y estructural es muy frecuente. El tratamiento combinado es útil para resolverlos. Un ejemplo que encuentro frecuentemente es el caso de una persona estresada en su trabajo porque su jefe le presiona mucho o porque su trabajo no  cumple sus aspiraciones y comienza comienza a rechinar  así como el proceso descrito anteriormente.

 
 
 

El BRUXISMO es una señal de alarma que siempre necesita una atención especial con el fin de evitar un desarrollo de mayores complicaciones.             

       

Autor:    Patrick Bache| Odontología Holistica
Año 5 / Número 24
Pág. 20
  DESTACAMOS:
" La liberación del ego
" Bruxismo
" Medicina de Venus
" Chamanismo esencial
" Geobiología y Bioconstrucción


volver >
SABER ALTERNATIVO, C.B.   |   Tel. 986 431 331   |   info@saberalternativo.es Aviso legal   |   Créditos
Quiénes somosProductosConsejo de asesoresColaboradoresCursosGuíaSuscríbetePublicidadContactoRecomendar a un amigo